Orlando Poleo es un percusionista venezolano que viene destacándose por su talento y buen gusto musical. Desde 1991, reside en Paris, Francia, donde dirige la orquesta Chaworó, con la que ha editado tres discos.

      Orlando nació en Caracas, y desde pequeño fue catalogado como un "niño virtuoso", por su capacidad de aprendizaje en el mundo de la percusión afrocaribeña.

      Con el maestro Miguel Urbina aprendió a dominar muchas de las vertientes que presenta la percusión afrovenezolana a través de los ritmos y tambores folklóricos de su tierra natal. En 1987, se trasladó a Cuba, donde estudió los ritmos afrocubanos, haciendo énfasis en los toques de los tambores batá. Como resultado de esa experiencia, abrazó la religión de raíces yorubas y se convirtió en tamborero con fundamento para los ritos de la santería.